Vida real | Brandon Taylor

Precio normal
$ 340.00
Precio de venta
$ 340.00
Precio normal
$ 340.00
Agotado
Precio unitario
por 

Editorial
Chai editora
Autor
Brandon Taylor
Traductor
Juan Nadalini
Edición
2023
ISBN
978-987-48567-7-7
Formato
14 x 21 cm
Páginas
264
Lee un fragmento


NOVELA

 

Vida real sigue a Wallace, un estudiante de posgrado, durante un fin de semana a finales de verano. Su padre acaba de morir, su trabajo está en riesgo y no logra conectar del todo con sus amigos más cercanos, también agobiados por sus propias tensiones. 

Tal vez en realidad la amistad no era más que una forma de crueldad controlada. Quizá eso sea lo único que hacen: lacerarse mutuamente con la esperanza de recibir un poco de amabilidad. O tal vez solo sea así en el caso de Wallace, alguien sin amigos, alguien que no entiende bien cómo opera la amistad. Pero la crueldad sí que la entiende. Y entiende la violencia, aunque la amistad lo exceda.

Brandon Taylor tiene una capacidad excepcional para narrar con agudeza la manera en que las personas intentan vincularse. ¿Hay lugar para el amor en medio del sinsentido y la confusión? ¿Cómo se sobrelleva la incomodidad y la sensación de no pertenecer?

Esta novela, finalista del Booker Prize, es una investigación profunda sobre lo que se puede hacer con el dolor y el trauma. Brandon Taylor, con una prosa sensible y lúcida, logra crear un mapa compasivo y a la vez implacable de la intimidad y el deseo.

———

«Una primera novela brillante».

—The Guardian

«Taylor es un observador afilado no solo del trauma, sino también de sus consecuencias en las vidas de las personas. El autor aborda temas como la soledad y el deseo y, sobre todo, la posibilidad de encontrar sentido y felicidad en la propia vida».

—Time

«Vida real es un estudio psicológico muy sofisticado de una persona que busca preservarse a sí misma con la obligación de tolerar a quienes amenazan esa seguridad. Quizá el mayor acierto del libro sea la fuerza del aislamiento de Wallace, algo que Taylor transmite con una singularidad muy extraña».

—The New Yorker