Nuestra piel muerta | Natalia García Freire

Precio normal
$ 200.00
Precio de venta
$ 200.00
Precio normal
$ 200.00
Agotado
Precio unitario
por 
- +

Formato
15 x 23 cm
Páginas
128
Ilustración de portada
Ari Collage
Edición
2021

Nuestra piel muerta explora el retorno de Lucas a la casa familiar en cuyo jardín se encuentra el cuerpo enterrado de su padre. En una suerte de elegía íntima, Lucas narra la decadencia de su familia ante la llegada imprevista de dos huéspedes extranjeros, así como la historia de su infancia, dividida entre el rencor hacia su padre y la ternura por su madre. La obra, a partir de símbolos e imágenes, compone un himno hacia la vitalidad de la flora y la fauna para contraponer la perfección del reino natural al de los hombres. En medio de un entorno opresivo, se muestra la vulnerabilidad humana, la lucha entre religión, ciencia y locura, el dolor y la venganza, la luz y la oscuridad que cubren la vida de Lucas.

 

«Las raíces me alimentan y luego me expulsan: nacer es así. Quiero licuar mis vísceras, olvidar mi lenguaje, enredar las palabras y salir de este cuerpo».

 

«Este libro no es un texto novelesco, sino un poema narrativo».

—Marta Sanz


«Soy el creador de un padre. Y no será a mi imagen y semejanza como nazca en mis recuerdos, sino con voces inventadas, articulaciones laxas, un padre que se arrastre por mi mente: arrepentido, preso de mi memoria.

Padre mío. Horror mío».

 

«Insectos, hongos, humedad y degradación infestan las páginas de esta novela metáfora, donde el universo de lo masculino y el universo de lo femenino son puestos en conflicto por una voz de infancia, Lucas, atrapado entre la indolencia del padre y la fragilidad de las mujeres que intentan protegerlo. Movido por el odio hacia su padre, Lucas optará por crear un universo propio, un reino umbrío poblado por arañas, cigarras, escarabajos, donde el humus y la putrefacción son lo sagrado, lo que hace posible el surgimiento de la vida. «Nuestra piel muerta» es una novela de la descomposición, un murmullo poético que nos invita a vaciarnos de nosotros mismos como los artrópodos al salir de su esqueleto para crecer».


—Ave Barrera


«Y me imaginé a Dios desyerbando su jardín celestial con un sombrero de ala ancha sobre su grande, abultada e invisible cabeza, envidiando la creación de mi madre, moviendo la azada cada vez con más violencia hasta dejarlo todo como antes del génesis».

 

«Las páginas de Nuestra piel muerta huelen a tierra mojada, a podredumbre y a flores secas; hojeándolas los lectores sentimos el sol quemar nuestra piel, incluso nos parece sofocar hasta que de pronto, junto al protagonista, estamos envueltos en la niebla espesa de la noche y volvemos a respirar».

—Arianna Tognelli 

______________________

 

Natalia García Freire

Cuenca, Ecuador, 1991. En 2016 cursó el master de Narrativa de la Escuela de Escritores de Madrid. Actualmente vive en Ecuador, trabaja como profesora de Escritura Creativa en la Escuela de Escritores de Madrid. Nuestra piel muerta es su primera novela. Tiene un jardín, un gato y escribe.